Café amargo

Hace frío fuera, oscuridad, como en mí.

Me levanto sabiendo que solo es un día más, un pájaro que surcará el cielo como otro cualquiera. No quería salir de la cama, la realidad bajo mi manta es mucho más placentera que la verdadera, al menos en los sueños no suelo ser el malo de la película. Pero la vida debe continuar, y es de obligado cumplimiento hacer lo que otros ven correcto para ti.

Me preparo un café que aliñe este gris y lluvioso amanecer, hasta se me olvida echarle azúcar, parece que el día quiere emular mis sentimientos. ¿Por qúe deberíamos hacer todo lo que hacemos y detestamos? ¿Cuánto llegamos a hacer al día sólo por que los demás lo ven como lo correcto? Dudas ingenuas y negativas propias del primer café para las que, si bien tenemos la respuesta, no tenemos el valor de llevarlas a cabo.

En fin, ahora toca poner buena cara y seguir bailando al son de la mentira de la vida, que te vean alegre y no seas tomado por raro. Dicen que los momentos pasan rápido cuando te diviertes, no sé si es bueno que la vida pase demasiado rápido. Y, en fin, “buenos” días.

Que comience el show.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s