Esa falda fue mía

No hace mucho que contaba las horas de la noche en los flecos de esa falda que hoy veo en tus fotos, ahora ajenas. ¿Ya le has contado que otro anduvo bajo el estampado de flores que lleva?

Ahora veo que esa falda es de otro, pero no veo la misma sonrisa en tu cara. Él parece darte estabilidad, tranquilidad, pero no pasión, aventura y desenfreno… Ay, ¡y qué es la vida sino locura! Llámame prepotente, pero creo que nadie volverá a darte lo que te ofrecí entre la arena, pregúntale a esa falda si han vuelto a acariciar sus costuras de igual forma, compara las fotos, la cara es el espejo del alma amiga mía…

No he de mentirte tampoco, y es que yo también sufro al verte tan lejos, qué barbaridad que en tan poco tiempo calara algo tanto, ¿cierto?. Y si duele tanto, ¿es que sería real?. Preguntas sin respuesta que el tiempo se encargará de empañar, como alguien que rehuse de responder a preguntas comprometidas.

Cuánto deseo volver a tocar esa falda, y sabiendo que quizá sea mejor así, y que nos añoremos mutuamente, pues lo doloroso es mejor tenerlo lejos,.

Pero es que a veces el amor es tan doloroso…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s