El mayor tesoro

Suelo decir que a veces, miramos tanto el final del camino que tropezamos con la piedra que tenemos justo delante. A veces, están llamando a la puerta, pero tan distraídos estamos esperando una llamada que no oímos el timbre. Y a veces, tan ocupados nos encontramos que no le decimos el te quiero que se merece. 

Pero no, esto son cosas que se recuerdan cuando ya no se tiene nada en absoluto, cuando ha dejado de sonar el timbre, cuando ella o él ya no está, o simplemente, se cansó de esperar. Es como esos cambios de dirección bruscos, provocados por un estímulo repentino y poderoso, golpes que cambian la vida, vida que funciona a golpes, vida, al fin y al cabo.

Ella es la más maravillosa del mundo, hay muchísimas más guapas que ella, con mejor tipo o dinero, pero hace sentirte especial, lo eres todo para esa persona, y eso, eso es ser alguien muy afortunado, amigo. Mírala, está loca de remate, hace todas las tonterías que pueda y más para sacarte una sonrisa, esas son las mujeres que gustan, las que siguen haciendo el tonto aun cuando las miran. Te coge la mano, dice que no pasa nada, que ahora estás con ella, y se acabó, los problemas siguen ahí, pero olvidados por un buen momento, llevas todo el día pensando la solución, cuando la solución es no pensar tanto.
Cuídala, ansiando el oro no apreciarás que todo lo que tienes ya es un diamante, y algo tan preciado pronto puede ser robado.

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s