C’est la vie

Como ausente, descolocado, buscando mi ubicación en este mapa cambiante, en esta camaleónica vida. Así me siento.

En un mundo donde los libros alimentan las hogueras de cualquier fiesta, donde lo cívico es la violencia, donde el placer rompe el amor, el libertinaje se llama libertad, y al soñador se le encierra en una jaula de “imposibles”.

Bohemio, con un café en la mano y sentado en la terraza tan inmóvil de mi vida contemplo al que pasa y al que viene, veo prisa, veo monedas que compran ilusiones, veo ilusiones que no valen monedas. Y sentado, con el aleteo incesante del tiempo que blanquea mi pelo, observo al que, joven, ya es viejo, y al viejo que lleva 80 años siendo joven. Y veo banales llantos, consumos manchados de sangre, veo amor disfrazado, veo mucho que vale muy poco.

Eche la mano al bolsillo y ahí verá el valor de su persona, tristemente. Atrévase a pensar y será rechazado. Nade contracorriente y morirá ahogado.

La vida, en sí misma…

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s