Traumas no resueltos

Ese momento en el que contuvimos una lágrima, en el que el ego no dejó volver la cabeza. Esa conversación que nunca tuvo lugar, y ese lugar, en el que no hubo conversación. La verdad que jamás contaremos, y la mentira que acabará siendo nuestra verdad, allí en lo más hondo de nuestra alma, donde todo lo banal cae y levanta el telón que muestra nuestras pasiones. 

He llegado a la conclusión de que somos la expresión de antiguos traumas no resueltos. A veces pueden ser pequeños, puede incluso que no sean perceptibles, puede que no seamos conscientes de ellos.

Sí, eso en lo que has pensado mientras leías esto, es tu pequeño trauma no resuelto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s